• en
  • fr
  • de
  • es
  • zh-hans
Coficab

Portugal acogerá una planta de fabricación de cables para los automóviles 4.0

Guarda , 23 oct .- El grupo tunecino Elloumi, a través de su filial Coficab, pondrá en funcionamiento en la ciudad portuguesa de Guarda una planta de construcción de cables y de alto voltaje para vehículos de generación 4.0, es decir, eléctricos o de conducción autónoma.

La futura planta, presentada hoy por uno de los dueños del grupo, Hichem Elloumi, contará con una inversión de 38 millones de euros y entrará en funcionamiento en el plazo de un año sobre una superficie de 5 hectáreas.

El primer ministro de Portugal, António Costa, visitó hoy la fábrica que Coficab tiene en Guarda (localidad a 37 kilómetros de la frontera española de Salamanca) desde 1993 y en la que fabrican cables para la mayoría de los grupos de automoción.

El Gobierno de Portugal suscribió con el grupo una serie de compromisos en materia de incentivos fiscales, ya que la nueva factoría estará ubicada en el interior de Portugal, zona que pretenden poner en valor para evitar sus despoblación y promover su desarrollo industrial.

La futura fábrica creará en una primera fase 129 puestos de trabajo y en el año 2020 pretenden contar con 200 empleados, la mayoría licenciados.

Coficab produjo durante 2017 en sus fábricas de Túnez, Marruecos, Serbia, Rumanía, China, Portugal y México alrededor de 25 millones de kilómetros de cable para la industria del automóvil.

En Portugal, Coficab tuvo un volumen de facturación en 2017 de 224 millones de euros, cantidad que pretenden mantener este año, mientras que en 2020 esperan llegar a los 260 millones.

La producción de Coficab en Portugal tiene como destino el mercado extranjero, ya que exportan el 97 % de todo lo que producen.

El grupo tiene acuerdos de abastecimiento con las principales marcas de automóviles, tales como PSA (Peugeot, Citroen, Opel), Renault-Nissan, Volkswagen-Bugatti-Audi-Seat-Skoda, Fiat-Ferrari, Volvo, BMW, Mercedes, Jaguar, Land Rover, Ford o los principales fabricantes japoneses como Honda o Toyota.

El primer ministro luso elogió esta inversión y aseguró que si Portugal quiere crecer, «tenemos que movilizar y poner en valor el interior».

El Gobierno luso ha definido en esta legislatura una serie de medidas para que toda la zona rural limítrofe con España tenga un desarrollo mayor, ya que sus jóvenes se marchan al litoral luso o emigran en busca de empleo.

El ministro adjunto de Economía portugués, Pedro Siza Vieira, que también acudió a Guarda, aseguró que para el Ejecutivo luso una de las prioridades es la «cohesión territorial», por lo que en el horizonte de fondos «Portugal 2020» habrá líneas exclusivas para financiar iniciativas en el interior portugués.

Por su parte, el alcalde de Guarda, Álvaro Amaro, calificó el reto de dinamizar el territorio del interior portugués como «un desafío nacional», que se logrará «por la vía del empleo», insistió.